La carta de Drácula a su tía

QUERIDA TIA BRUCOLACA:
                                                    ¡Cuánta razón tenán vos y el tío Malmuerto cuando me decían que nunca me asomara de día fuera del castillo!
Te cuento:
El jueves puse el desperador a las 12 de la noche, como siempre, y sonó a las 12 del mediodía.
¡Qué desgracia!
Un rayo de sol me dio en plena cara y cuando quise acordarme me había llenado de pecas.
¡Sí, tía! Oíste bien: ¡PECAS!
Es común que eso le pase a los mortales.
Pero, como te imaginarás, es terrible para la gente como uno.
Ahora los muchachos se ríen y me gastan.
Boris, Vampirofredo y el Bebe Colmillo no quieren salir más conmigo de noche. Dicen que soy un quemo.
Por favor, titíta: mandame ciento veinte pomos de Pecasin y una crema para la napia que se me peló un poco.
No te demores. Voy a quedarme encerrado hasta que recupere mi saludable color verdoso.

Un beso de tu sobrino que te adora,
                                                         DRACULA

3 comentarios:

  1. me llamo maicon cuda tengo cabello negro,soy alto y flaco digo esto si alguien quiere me face bueno esto me re gusto ese texto no tengo palabras sugpdmytvydmcptdlu

    ResponderEliminar